• Punto

Leer es un acto de resistencia

23 de Abril - Día del libro


“Dice el tío Paco cosas maravillosas sobre los libros y lo apunté exactamente como lo dijo para no olvidarlo nunca: Tabla para el náufrago, escudo para el bueno y horca para el ruin, paraguas para el solo y la lluvia, capote de torero, ladrillo que hace paredes que hace casas que hace ciudades que hace mundos. El libro es el jardín que se puede llevar en el bolsillo, nave espacial que viaja en la mochila, arma para enfrentar las mejores batallas y afrontar los peores enemigos, semillas de libertad, pañuelo para lágrimas. El libro es cama mullida y cama de clavos, el libro te obliga a pensar, a sonreír, a llorar, a enojarte ante lo injusto y aplaudir a la venganza de los justos. El libro es comida, techo, asiento, ropa que me arropa, boca que besa mi boca, lugar que contiene el universo.” (Persona normal, Benito Taibo)


En el día internacional del libro haya, quizás, muchas cosas por decir. Por ejemplo, que estamos ante la tecnología definitiva del mundo antiguo. O, que, a pesar de que ha sido superada por el paso del tiempo, aún sigue vigente. Lo que no es poca cosa:


En el capitalismo, las mercancías suelen tener un tiempo de vida útil, para luego ser reemplazadas por otras más modernas. El magazine, por caso, fue reemplazado por el cassette; el cassette por el cd; el CD por el minidisk… y así cada una de las tecnologías fue sepultada y olvidada para dar paso a su sucesora.


Pero el libro… El libro sigue circulando en su formato medieval. Impreso, rectangular, con páginas que se dan vuelta con el dedo de una mano. Una fórmula simple, primitiva, pero mágica y atractiva.


Una fórmula que, como su mejor producto, el Quijote, sigue enfrentándose a molinos de viento. Pero lo que aquí queremos destacar no es el paso del tiempo ni el avance de las tecnologías. Sino, como también existieron personas que por acción voluntaria trataron de frenar la reproducción de los libros.


El libro es un arma tan poderosa que a lo largo de la historia, los sectores de derecha han tratado de destruirlo, quemarlo… Desaparecerlo.


Así como en las páginas de Farenheit 451, no muy alejados estuvieron los gobiernos que se lanzaron a la improba tarea de intentar destruir libros.


Por eso Punto, en el Día Internacional del Libro, proclama:


Si los libros sobreviven a la ignorancia supina de la rancia derecha, el futuro será de los lectores. Y así, y de una vez por todas, cada uno será protagonista de su propia aventura.


Porque, al fin de cuentas, el libro, como dice Taibo, es arma para enfrentar las mejores batallas y afrontar los peores enemigos… Por lo tanto, leer es un acto de resistencia.




73 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Sabrina