• Punto

POR LA UNIDAD REALISTA MÁGICA DE AMÉRICA LATINA



#Chile García Márquez nos enseñó que Latinoamérica es un subcontinente salpicado aquí y allá del trazo grueso del Realismo Mágico. Esto es así, explicaba el autor de El amor en tiempos de cólera, porque en este pedazo del mundo suceden fenónemos extraños que difícilmente veremos replicados en otras partes del globo.

Por eso, #Punto, junto a Galeano, condena a todo aquel que quiera subvertir ese orden dejando abiertas las venas de este subcontinente.

Y, desde luego, exhortamos a quiénes viajan en nuestro barco a navegar contracorriente por los ríos profundos de Arguedas. Para desterrar a los que quieren robar nuestra identidad.

Como en los tiempos oscuros de la conquista y de las últimas dictaduras, hoy latinoamérica está siendo pisoteada por sus elites locales. Por eso saludamos con entusiasmo la fuerza de los estudiantes, las mujeres y los trabajadores que salen a enfrentarlas.

Pero, para no confundir a los lectores, vamos a aclarar que nuestro realismo mágico NO ES CON TODOS. Nuestro realismo latinoanericano es de clase... como el de César Vallejos, como el de Carlos Mariategui, etcétera.

Hoy, los que salen a pelear en las calles son los de abajo, los que no tienen nada que perder... excepto, claro, sus cadenas.

Los que se juegan mucho (un puesto y una "beca" millonaria en alguno de los poderes republicanos), nos piden que soportemos el hambre y los tarifazos confiando en que ellos lo van a resolver.

El único astibo de realismo mágico en sus palabras es la desmesurada hipocresía de proporciones bíblicas que esconden. Los economistas de todos los continentes pronostican una recesión mundial para el año entrante.

¿Qué futuro pueden ofrecernos estos pseudo opositores que no sea el pasado?

Ese futuro-pasado que nos prometen encuentra su límite en la exportación de materias primas. Luego 200 años de Estados modernos en Latinoamérica, conservan las mismas matrices productivas y no resuelven los problemas de fondo. No industrializan y condenan a millones a la desocupación y a la desigualdad más dolorosa.

La juventud en Chile está siendo fusilada a sangre fría en las calles y estos sátrapas del progresismo nos dicen que no salgamos, que de la casa al trabajo y del trabajo a la casa. Eso es porque son unos cobardes, miserables, traidores que solo pueden ver la pelusa de su ombligo.

Nosotros, en cambio, desde las trincheras de la poesía, venimos a ofrecer un presagio: Latinoamérica será socialista, feminista y realista mágica

Nos dirán utópicos. Pero más utópico es creer que el Capitalismo pueda superar las contradicciones de clase y darle un buen pasar económico a todos.


A los estudiantes chilenos les decimos: "Punto seguido". Al asesino dictador de Piñera: "Punto final".

8 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Sabrina